Rusia de despide de su Mundial entre lágrimas pero con los deberes hechos