Rodrigo, el objetivo del Valencia