Rocían con un spray de pintura los ojos de un árbitro en pleno partido