El abrazo de euforia de Roberto Martínez y Thierry Henry con el primer gol de Bélgica a Brasil