A Ribéry le siguen saliendo "novias", pero se queda sin jugar