La Real despierta de su sueño de Champions