El Real Madrid ha pasado de ganar el Mundialito a pasar un año en blanco