El Real Madrid tuvo que llamar a la Policía ante el caos a la salida del entrenamiento