Un Real Madrid herido en su orgullo y con hambre de cara a la final de Champions League