El Real Madrid perdió el equilibrio: Kroos no dio abasto y James no encontró su sitio