El Real Madrid se quejó de la dureza del Celta al que se le acusa de jugar al límite del reglamento