El Real Madrid asombró al mundo con un partido casi perfecto: fútbol de calidad y tres golazos