El Real Madrid no prevé suspensión y viajará a Girona en plena crisis de Cataluña por la independencia