El Real Madrid no da la talla ante el Eibar y Ramos apunta a una falta de actitud