El Real Madrid encuentra en Bale el líder que necesitaba tras la marcha de Cristiano