El Madrid, el Atlético, el Kun y el pacto de caballeros