Un japonés entregado al fútbol español