David, un ejemplo para el Elche