Raúl García fue el autor del empate y el verdadero alma del Atlético en el Bernabéu