Ramos celebró así la expulsión de Aspas y se encaró con la grada en el tanto de Benzema