Ramos y Pepe alertaron a sus compañeros que el equipo estaba partido en dos