Ramos metió prisa a Isco en el cambio de la polémica: tardó 35 segundos en salir del césped pese a ir empatados