Raikkonen demostró que la remontada es posible