Rafa Nadal, un madridista infiltrado en el Wanda Metropolitano