Rafa Nadal, emperador en Roma