Rafa Nadal vuelve a tocar el cielo en París: De las lágrimas en la arena, al romance de once años