Rafa Nadal, al desnudo