Rafa Benítez no para de apagar fuegos desde que se hizo cargo del Real Madrid