Quino Colom agota los últimos segundos y no da opción a Bielorrusia