La frase que resume la leyenda de Quini: "Yo quiero morirme en el Sporting"