Alta tensión entre la seguridad privada del PSG y la prensa