Portugal nos avisa: somos mucho más que Cristaino