Portugal se la juega contra Estados Unidos para seguir en el Mundial