La Policía española, la verdadera campeona de la Libertadores: así consiguieron que solo se hablase de fútbol