Piqué tardó 53 segundos en recibir los pitos de una parte de la grada de Murcia