Piqué da portazo a la polémica y no cree que le tengan que pedir perdón desde Madrid