Piqué, casi tres minutos mirando al suelo y muy serio en el entrenamiento del Barça