Piqué conoció la decisión de Griezmann antes que el Barça, algo que no gustó al club