Piqué, el auténtico: de su mofa al Madrid a ejercer de padrazo con Milan