Pepe Castro, presidente del Sevilla, coincide con Rubiales pero abandona el sorteo antes de tiempo