Guardiola se niega a dar la mano al entrenador rival por la dureza de su equipo