Pep, obligado a tirar de los canteranos en el Calderón