Pep medita frenar las ganas de jugar de Xavi y Villa ya está listo