Pep Guardiola dejó en el banquillo a los titulares y perdió de manera triste