Pelotazos, expulsiones y pérdida de personalidad