Pelos de punta en el Sánchez Pizjuán: lágrimas en el homenaje a Antonio Puerta