A Pellegrini le gusta el Madrid del tiqui-taca