El ritual de Pau: escuchar la banda sonora de Gladiator y Braveheart antes del partido