Parte de la afición del Real Madrid abandonó el Bernabéu aún con media hora por jugarse