El Parlamento español tendría que aprobar que el Barça pudiera jugar en la Liga si hubiera independencia de Cataluña